POST COVID

Tratamiento con céluas madres

Los coronavirus son una familia de virus que pueden causar enfermedades como el resfriado común, el síndrome respiratorio agudo grave y el síndrome respiratorio de Oriente Medio. En 2019 se identificó un nuevo coronavirus como la causa del brote de una enfermedad que se originó en China.

Este virus ahora se conoce como el coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2). La enfermedad que causa se llama enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). En marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de la COVID-19 como pandemia.

Novastem cuenta tratamientos para tratar contrarestar secuelas en pacientes que han sido afectados con COVID.

Para más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas 

¿Qué es la COVID-19?

La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Ambos eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

¿Qué síntomas tiene el coronavirus?

Los principales síntomas del virus coronavirus incluyen:

En casos más graves, el virus puede causar neumonía o síndrome respiratorio agudo grave (SRAS) que es una forma grave de neumonía, insuficiencia renal y hasta la muerte. En otros casos, algunas personas infectadas no desarrollan ningún síntoma, pero pueden contagiar igualmente al resto de población.

Complicaciones que puedan presentarse 

Aunque la mayoría de las personas con COVID-19 tienen síntomas leves a moderados, la enfermedad puede causar complicaciones médicas graves y causar la muerte en algunas personas. Los adultos mayores o las personas con afecciones médicas existentes corren un mayor riesgo de enfermarse gravemente con COVID-19.

Las complicaciones pueden ser las siguientes:

La gravedad de los síntomas de la COVID-19 puede variar de muy leve a grave. Algunas personas pueden tener solo unos pocos síntomas y otras quizás no tengan ninguno, lo cual se llama transmisión asintomática. En algunas personas quizás los síntomas empeoren, como mayor falta de aire y neumonía, aproximadamente una semana después de comenzar.

Tratamientos convencionales para el COVID-19.

Actualmente, existe solo un medicamento aprobado para tratar la COVID-19. No hay ninguna cura para la COVID-19. Los antibióticos no son eficaces contra las infecciones virales como la COVID-19. Los investigadores están probando una variedad de posibles tratamientos.

La FDA ha aprobado el fármaco antiviral remdesivir (Veklury) para tratar la COVID-19 en adultos y niños mayores de 12 años que estén internados en el hospital.

La FDA ha autorizado el uso de emergencia del fármaco baricitinib (Olumiant) para la artritis reumatoide para tratar la COVID-19 en algunos casos. El baricitinib es una píldora que parece funcionar contra la COVID-19 porque reduce la inflamación y tiene actividad antiviral. La FDA afirma que el baricitinib puede usarse en las personas hospitalizadas por COVID-19 que estén conectadas a respiradores mecánicos o que necesiten oxígeno suplementario.

Hay varios medicamentos de anticuerpos monoclonales. Entre ellos, se encuentran el sotrovimab y una combinación de dos anticuerpos llamados casirivimab e imdevimab. Estos medicamentos se utilizan para tratar la COVID-19 de leve a moderada en personas que tienen un mayor riesgo de tener una enfermedad grave debido a la COVID-19. El tratamiento se administra como una infusión intravenosa única que se da de forma ambulatoria. Para que su eficacia sea mayor, estos medicamentos deben administrarse poco después de la aparición de los síntomas de la COVID-19 y antes de la hospitalización.

La FDA también ha autorizado el uso de casirivimab y de imdevimab como tratamiento para las personas que corren un mayor riesgo de enfermedades graves y que recientemente han estado expuestas al virus de la COVID-19, o las que están a un mayor riesgo de exposición. Por ejemplo, estas personas pueden incluir las que viven en hogares de ancianos y convalecientes o en cárceles donde otros se han infectado recientemente con el virus de la COVID-19. Este tratamiento es para las personas que no están totalmente vacunadas, o las que están totalmente vacunadas pero tienen el sistema inmunitario debilitado.

Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. recientemente recomendaron la dexametasona, un corticosteroide, para las personas hospitalizadas con COVID-19 grave, que requieren oxígeno suplementario o ventilación mecánica. Si no se dispone de dexametasona, pueden utilizarse otros corticosteroides, como la prednisona, la metilprednisolona o la hidrocortisona.

La FDA también dio autorización de uso de emergencia para la terapia con el plasma de personas convalecientes con altos niveles de anticuerpos para tratar la COVID-19. El plasma de personas convalecientes es sangre donada por personas que se han recuperado de la COVID-19. El plasma de personas convalecientes con altos niveles de anticuerpos puede usarse para tratar a algunas personas hospitalizadas que tengan COVID-19 y se encuentren en la primera etapa de la enfermedad o que tengan un sistema inmunitario debilitado.

Muchas personas con COVID-19 pueden tener una enfermedad leve y pueden recibir un tratamiento para el control de los síntomas que tiene como objetivo aliviar los síntomas y puede incluir:

No hay evidencia que indique que se deba evitar el ibuprofeno u otros antiinflamatorios no esteroides (AINE).

Beneficios de usar las Células madres para los sintomas post covid.

Cuando la respuesta inmune natural no controla la replicación del coronavirus SARS-CoV-2 este induce la producción de macrófagos y granulocitos con la consecuente liberación masiva de células T CD4+ productoras de IL-6 y otras citocinas proinflamatorias produciendo un daño tisular pulmonar1, 2. Entre otras afecciones sistémicas esta «tormenta de citocinas» puede causar severos daños tisulares pulmonares y endoteliales vasculares, y consecuentemente a síndromes de insuficiencia respiratoria aguda y cuadros trombóticos que son principales causas de mortalidad.

Actualmente, se han realizado varios ensayos clínicos relacionados con el tratamiento con células madre mesenquimales de COVID-19, y han confirmado la seguridad y eficacia, lo que sugiere una buena perspectiva de aplicación clínica. 

Las células madre mesenquimales (MSC) tienen muchas funciones biológicas de poderosa inmunomodulación y reparación y regeneración de tejidos. Como terapia con células madre, tiene el potencial de reducir la lesión tisular y la mortalidad en pacientes graves infectados con el nuevo coronavirus. 

Para más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas.

¿Cómo lo hacemos en Novastem?

A lo largo de los años, se han realizado numerosos intentos para descubrir opciones de tratamiento médico y no médico para esta afección. En algunos casos, los tratamientos médicos han conducido a una mayor supervivencia y mejor calidad de vida, además de surgir opciones hacia terapéuticas no médicas.

El objetivo de Novastem con nuestros tratamientos es revertir la falta de funcionalidad, eliminando el dolor y permitiéndote disfrutar al 100% de las actividades diarias y de la vida nuevamente.

En Novastem utilizamos Células madre mesenquimales derivadas de la médula ósea, Células madre mesenquimales derivadas de la gelatina de Wharton, la Aplicación del tratamiento es vía intravenosa ademas es  posible inhalación de concentrado celular.

Novastem cuenta con los más estrictos protocolos de aceptación para tratar un paciente,  realizamos estudios de laboratorios antes de cada terapia.

Novastem cuenta tratamientos para tratar contrarestar secuelas en pacientes que han sido afectados con COVID.

Más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas

Más sobre de la base científica de nuestro trabajo en Novastem aquí