Padecimientos en la Columna Vertebral.

Tratamiento con células madres.

Algunas enfermedades y lesiones en la espalda afectan de manera severa funciones básicas de la columna vertebral afectando de manera crónica a pacientes su calidad de vida, especialistas en ortopedia han encontrado soluciones alternativas en el uso de células madres para curar o mejorar en gran por ciento la calidad de vida en pacientes. En Novastem un equipo de especialista esta capacitado para aplicar tratamientos a pacientes con lesiones en la columna, más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas

Cómo es y como funciona la espalda.

Básicamente, la espalda sirve para:

Para permitir el movimiento, la columna vertebral tiene que ser flexible. Por eso no está compuesta por un gran hueso sino por 33 vértebras separadas, dispuestas una encima de otra y sostenidas por un sistema de músculos y ligamentos.

Para contribuir a mantener estable el centro de gravedad, la contracción de musculatura de la espalda actúa como un contrapeso que compensa los movimientos del resto el cuerpo. Para actuar así, la musculatura tiene que ser potente.
Para proteger la médula espinal, las vértebras tienen una forma especial; un agujero en su centro por el que discurre la médula.

La columna vertebral

La columna vertebral del humano está formada por 33 vértebras. Las 7 cervicales, 12 dorsales y 5 lumbares están separadas por los 23 discos intervertebrales correspondientes. Las 5 sacras están fusionadas, al igual que las 4 coxígeas, formando los huesos sacro y coxis.

Si se observan de frente, las vértebras están perfectamente alineadas y forman una vertical. Sin embargo, de perfil, forman unas curvas. La superior -en la zona cervical- y la inferior -en la lumbar- son cóncavas hacia atrás y se llaman lordosis -cervical y lumbar respectivamente-. La curva media es cóncava hacia adelante y se llama cifosis dorsal.

Esta disposición permite que la columna sea muy resistente a la carga aplicada en dirección vertical, puesto que sus curvaturas le dan flexibilidad. Si la carga es muy importante, las curvaturas pueden aumentar transitoriamente, amortiguando la presión que sufren las vértebras. Por eso, en algunos países era tradicional transportar la carga sobre la cabeza. Además, al hacerlo así se mantenía el centro de gravedad en el eje de la columna, por lo que la musculatura de la espalda apenas tenía que trabajar.

¿Cuáles son las funciones de la columna?

Algunas de las funciones de la columna vertebral son:

¿Qué enfermedades puede sufrir?

Los problemas que pueden alterar la estructura de la columna o lesionar las vértebras y el tejido que las rodea pueden ser varios:

Cambios óseos que ocurren con la edad, tales como estenosis espinal y hernias de disco.

En repetidas ocasiones, las enfermedades que afectan a la columna suelen provocan dolor cuando los cambios óseos presionan la médula o los nervios. Otro de los efectos es la limitación del movimiento.

El tratamiento varía, obviamente, dependiendo de la enfermedad que afecte la columna, pero en muchas ocasiones se recurre a aparatos ortopédicos para la espalda y a la cirugía.

Cómo se puede diagnosticar la causa del dolor de espalda

Las primeras y más importantes fuentes de información para conocer las causas del dolor de espalda son la historia clínica y la exploración física. Las otras pruebas -radiológicas, analíticas o funcionales- sólo tienen valor si sus resultados se corresponden con los de la exploración física.

Dado que algunas son dolorosas y otras entrañan ciertos riesgos, sólo se debe recurrrir a ellas cuando los resultados del interrogatorio o la exploración física determinan su conveniencia.
Si necesitas ayuda puedes agendar una cita con uno de nuestros especialistas
Cuando duele la espalda, lo más importante es:

  • Determinar si se trata de un dolor debido a un problema de la propia espalda (es decir una “patología mecánica del raquis”) o a una enfermedad general que se está manifestando en la espalda (por ejemplo, una infección, un tumor o una afección metabólica -como la osteoporosis-). En más del 95% de los casos el dolor se debe a una patología mecánica del raquis.
  • Determinar si hay signos de que algún nervio esté siendo comprimido y cuál es la causa concreta del dolor, con el fin de aplicar el tratamiento más adecuado, con la urgencia que requiera.

Con ese fin, es indispensable realizar una detallada historia clínica y una meticulosa exploración física. Sólo si sus resultados lo indican, puede pedirse alguna prueba diagnóstica más.

Las pruebas diagnósticas pueden ser: radiológica -por ejemplo, la radiografía o la resonancia magnética-, analítica -como un análisis de sangre- o funcional -como un electromiograma-. Seguidamente se describen estas pruebas, pero antes hay que insistir en que las fuentes más importantes de información son:

  1. La historia clínica del paciente, que indaga sobre sus antecedentes, cómo apareció el dolor, su localización y características, los factores que lo desencadenan o agravan, entre otros.
  2. Una meticulosa exploración física, que estudia las posturas y movimientos que desencadenan el dolor; la sensibilidad, reflejos y fuerza, la existencia de signos de compresión de raíces nerviosas, etc.

Sólo tiene sentido pedir pruebas diagnósticas cuando la información recogida en la historia clínica y la exploración física sugieren su conveniencia. De hecho, el resultado de las pruebas diagnósticas, incluyendo las más sofisticadas, sólo es valorable cuando se corresponde con la información obtenida en el interrogatorio clínico y la exploración física.
Por ejemplo, dos pacientes con una imagen de hernia discal muy similar en su resonancia magnética, deben ser tratados de manera completamente distinta si los resultados de la exploración física son normales en uno de ellos, mientras que muestran signos de compresión del nervio en el otro. Es un grave error tratar imágenes en vez de pacientes.

Algunas pruebas diagnósticas son dolorosas, otras tienen riesgos y todas tienen un coste considerable para el paciente, ya sea en dinero, incomodidad o pérdida de tiempo. Por eso sólo hay que pedirlas cuando el tratamiento va a modificarse en función de su resultado o cuando es necesario para ajustar el pronóstico. En caso contrario, es inútil y puede ser contraproducente: algunas anomalías de la columna vertebral son frecuentes entre la población sana.
Ver estas anomalías en un paciente cuyo dolor se debe a otras causas, puede inducir al médico a proponer tratamientos innecesarios. Por ejemplo, aproximadamente el 30% de la población sana tiene hernias discales que no dan ningún problema pero que se pueden ver en un TAC o resonancia magnética.

Si en el caso de un paciente con dolor de espalda debido a una contractura muscular de dos o tres semanas de evolución, se pide una resonancia y se ve una de esas hernias discales irrelevantes, el médico puede pensar equivocadamente que esa es la causa del dolor y llevar a cabo una operación quirúrgica innecesaria y contraproducente.

La Guías de práctica clínica coinciden en que a un enfermo que lleva menos de 4 semanas con dolor sólo hay que hacerle un interrogatorio clínico y una exploración física. Únicamente si sus resultados sugieren que es necesario, tiene sentido pedir pruebas diagnósticas -como rayos X, resonancia magnética, análisis de sangre, etc. En caso contrario, los resultados no van a cambiar el tratamiento del paciente, por lo que sería inútil realizarlas.
Algunas Guías de práctica clínica recomiendan realizar pruebas de imagen (RX, TAC o RM) rutinarias en adultos de edad avanzada con dolor de espalda por la mayor frecuencia de enfermedades subyacentes graves a esas edades. Sin embargo,  un estudio de calidad  no encontró diferencias en el dolor, incapacidad ni en el diagnóstico de enfermedades graves durante un año de seguimiento en pacientes de edad avanzada con dolor de espalda en función de que se les realizara o no pruebas de imagen rutinarias precoces si no existen datos clínicos o antecedentes personales que justifiquen esos estudios.

Además de la historia clínica y la exploración física, las pruebas diagnósticas más empleadas para determinar la causa del dolor de espalda son:

En Novastem un equipo de especialista esta capacitado para aplicar tratamientos a pacientes con lesiones en la columna, más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas 

Tratamientos para el dolor de espalda: Base, indicaciones y riesgos

Para tratar el dolor de espalda se han propuesto muchos tratamientos. La mayoría nunca se ha evaluado científicamente, y pocos de los que lo han sido han demostrado ser verdaderamente eficaces. La mayoría se usan simplemente porque se han usado siempre, sin que existan datos científicos que demuestren su valía.

Algunos tratamientos están encaminados a tratar los episodios dolorosos y otros a disminuir el riesgo de padecerlos o acelerar la recuperación de la movilidad.

Los tratamientos recomendados en esta Web se basan en las Guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica actualmente disponibles, y en los resultados de los estudios científicos que los evalúan.

Beneficios de Usar el tratamiento de células madres

La terapia con células madre mesenquimales (CMM) promueve la reparación del tejido cartilaginoso del disco intervertebral desde sus propios componentes celulares y bioquímicos. Restaura el daño desde dentro. Dicho de otro modo, es posible regenerar el cartílago de la espalda con células madre.

El tratamiento de discopatias lumbares con células madre, ha demostrado resultados positivos en ensayos preclínicos (tanto en animales pequeños como grandes), sin embargo, su eficacia en humanos aún debe ser demostrada, con algunos estudios que demuestran buenos resultados tanto clínicos como imagenológicos.

Las células madre han sido reconocidas desde hace algunas décadas como una gran posibilidad terapéutica para tratar una gran variedad de enfermedades y dolencias. Estas células tienen la increíble capacidad de diferenciarse en otras células.

Cuando se introducen células madre en los discos intervertebrales, estas favorecen la formación de nuevas células del cartílago (llamadas condrocitos) y de nuevas y más resistentes fibras de colágeno, que estabilizan al tejido y le devuelven sus propiedades elásticas.

En Novastem un equipo de especialista esta capacitado para aplicar tratamientos a pacientes con lesiones en la columna, más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas

¿Como lo hacemos en Novastem?

A lo largo de los años, se han realizado numerosos intentos para descubrir opciones de tratamiento médico y no médico para esta afección. En algunos casos, los tratamientos médicos han conducido a una mayor supervivencia y mejor calidad de vida, además de surgir opciones hacia terapéuticas no médicas. 

El objetivo de Novastem con nuestros tratamientos es revertir la falta de funcionalidad, eliminando el dolor y permitiéndote disfrutar al 100% de las actividades diarias y de la vida nuevamente.

En Novastem tenemos Los más estrictos protocolos de aceptación para tratar un paciente se realizan estudios de laboratorio antes de cada terapia, utilizamos para lesiones de las articulaciones inyección de Células madre mesenquimales derivadas de la médula ósea con plasma rico en plaquetas o PRP, el Tratamiento es guiado por ultrasonido y/o fluoroscopio de un solo día con o sin anestesia de aplicación directa en el área a tratar.

Más información sobre como podemos ayudarte, agende una cita con uno de nuestros especialistas

Más sobre de la base científica de nuestro trabajo en Novastem aquí